fbpx

El mayor reto de una startup es adaptarse al ecosistema increíblemente dinámico, cambiante y exigente. 

La innovación tecnológica, la globalización y las nuevas corrientes de pensamiento han fomentado la aceleración del ritmo al que nacen nuevas empresas. Y es que solo en la última década en España, hemos sido testigos de cómo startups como Bnext, Byhours o Cabify, rompían con los esquemas de negocio tradicionales en sus industrias. 

Pero no todas las startups consiguen triunfar y asentarse, ¿cuál es el mayor reto al que se enfrentan? Al margen de romper la caja, término financiero para referirse a quedarse sin efectivo en la empresa, que es la principal causa de fallecimiento empresarial y de tener que cerrar. El mayor riesgo de una empresa de nueva creación es no conseguir que sus empleados se adapten al frenético ritmo de cambios que van a vivir. 

La velocidad de los cambios que se viven en una empresa de nueva creación es inverosímil. Prácticamente, cada día, la empresa rompe con su estructura y procesos para continuar adaptándose al mercado, a las peticiones de sus clientes o de sus proveedores. 

En Némica hemos sido testigos de ello. Durante nuestro primer mes, nos cambiamos de oficinas, cambiamos de proveedor de hosting, cambiamos de proveedor de servicios bancarios y prácticamente a diario renovamos protocolos que han quedado obsoletos. Afortunadamente, nuestro equipo es consciente de que el cambio es el camino al éxito, y trabajamos mucho esa actitud. 

Por ejemplo, aunque seamos conscientes de que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo a un documento o un proyecto dentro de Némica, si existe la posibilidad de mejorarlo o automatizarlo, aunque ello implique tener que acabar con todo el trabajo anterior, siempre estamos dispuesto a ello, dejando atrás la pereza emocional de tener que repetir el trabajo. 

En el plano más humano de la empresa, hemos detectado que los trabajadores a jornada parcial, tienen que hacer un esfuerzo adicional para acoplarse a este ritmo, sino, corren el riesgo de desactualizarse y tener que abandonar la firma. 

La inteligencia es la habilidad para adaptarse al cambio, decía Stephen Hawkings. 

En Némica utilizamos dos herramientas para facilitar esta adaptación: 

1- Por un lado, celebramos 2 veces por semana un “Business Update”, imitando los famosos “Market Updates” de los grandes bancos, donde repasamos todos los protocolos, herramientas y procesos que han sido desarrollados. 

2- Además, cada dos semanas la dirección de Némica se sienta con cada uno de los empleados, para analizar cómo están gestionando sus emociones dentro de la empresa y cómo evoluciona su carrera. Una forma de detectar descoordinaciones entre el ritmo de la empresa y el del trabajador.

En definitiva, no todas las personas están preparadas para trabajar en un ambiente tan dinámico, tan exigente y cambiante, y es por eso, que muchos tomarán la decisión de abandonar, pero como todo proceso de selección natural, aquellos que permanezcan serán los más fuertes y serán ellos los pilares en los que quieres edificar tu nueva empresa.

De parte del equipo de trabajo de Némica Consultores, ¡suerte y éxito!

Daniel Largo López