De la idea a la acción: cómo montar tu negocio en un mes

De la idea a la acción: cómo montar tu negocio en un mes

¿Pensando iniciarte en el mundo del emprendimiento? En este post te mostramos nuestra propia experiencia de cómo constituir un negocio en tiempo récord, sin tapujos y fiel a la realidad – crystal clear.

Seguro que te ha rondado la cabeza mil veces esa idea de negocio, esa idea rocambolesca y emprendedora que siempre has tenido ahí. El miedo al fracaso, la falta de financiación o la ausencia de información “transparente” han sido tus caballos de batalla, y han torpedeado ese nuevo intento de ser tu propio jefe.

Dejas correr el tiempo otros dos meses más para respirar y ver las cosas desde una mejor perspectiva, pero ¡sorpresa!… Nada ha cambiado, todo sigue igual. En ese momento es cuando te das cuenta que la respuesta está en ti mismo, en cómo gestionas, priorizas y organizas tus cosas. Ahora sí, has encontrado el momento y tienes el tiempo y el dinero… Porque es lo que más falta te va a hacer. 

Olvídate de tu cero experiencia montando negocios; ¡la clave está en tu perseverancia!

Una vez que has estudiado bien tu idea de negocio y “te salen las cuentas”, lo primero que tienes que hacer es determinar el tipo de sociedad que vas a constituir (sociedad limitada, anónima, etc…). Depende de muchos factores, así que elige la que más se adapte a tus necesidades. En Billage Blog tienen una guía buenísima explicando todos los tipos de empresa, te será muy útil.

Cuando crees que has tomado una de las decisiones más grandes en la creación de tu negocio, llega, en segundo lugar, la elección del nombre de la sociedad, ¡ahí es nada! Te puedo asegurar por la propia experiencia que te será un total quebradero de cabeza si quieres ser súper original y al mismo tiempo sonar bien. Te aconsejo que revises bien la pronunciación, las palabras malsonantes que se puedan originar del nombre, la ortografía, y sobre todo, la autenticidad, pues cuando hayas escogido los 5 nombres (sí, has leído bien), deberás obtener la certificación negativa del nombre de la sociedad (CNN) que te de la exclusividad del nombre, y tienes que presentar 5 alternativas de las cuales ellos elegirán una. Este paso lo puedes realizar presencialmente mediante un impreso en el Registro Mercantil, o en tu notario de confianza, ¡porque te hará falta uno!

Por ello, el tercer paso es imprescindible, contactar con una notaría que te ayude con los trámites de la constitución de tu sociedad. Así, en la obtención del registro del nombre, ya deberías haber contactado con el notario. 

Toma al menos un café y ve a la notaría, debes enterarte bien de todo si no quieres echar más de un viaje, ¡ya te digo que el tiempo es oro y no lo puedes perder! Te pedirá como cuarto paso, además de tu información personal, haber decidido cuál es el capital social con el que comienzas el negocio. Lo eliges tú, eso sí, pero con ciertos mínimos – 3.000€ para una S.L., y 60.000€ para una S.A. ¡Sé cauto!

En cuanto sepas cuál será tu capital social, ya puedes buscar el banco que mejor se adapte a tus necesidades empresariales y abre una cuenta, pues el quinto paso será realizar un ingreso con el capital social que hayas decidido y expedir un certificado de ingreso que necesitas presentar en la notaría para que continúen con las gestiones y trámites, y como sexto paso, firmes la escritura de la constitución de la sociedad ante notario. De este modo llegas al séptimo y octavo paso, la obtención del NIF en la Agencia Tributaria (la notaría te facilitará tu NIF provisional, pero más adelante te proporcionarán tu NIF definitivo), y la inscripción en el Registro Mercantil.

Como noveno checkpoint, debes darte de alta en el IAE (Impuesto sobre Actividades Económicas), o más conocido como los temidos modelos 036 y/o 037. Un buen asesor laboral te ayudará con este trámite. Acto seguido, como paso número diez, y antes de que nadie pueda quitarte lo que es tuyo, te recomendamos registrar tu marca y/o patente en la Oficina de Patentes y Marcas

Pues bien, si has llegado vivo y con fuerzas a este punto, ¡lo has conseguido! ¡Tu negocio ha sido constituido y listo para comenzar a trabajar!

El resto es trabajo, dedicación… e historia por escribir.

De parte del equipo de trabajo de Némica Consultores, ¡suerte y éxito!

Francisco Javier García